Altas tarifas de luz tienen en jaque a empresarios e industriales

Despido masivo de personal, baja en la producción y cierre de empresas son solo algunas de las consecuencias que podría generar el aumento en las tarifas eléctricas en el último bimestre.

Olivia Hernández


Así lo alertan organismos empresariales que han levantado la voz para exigir un alto a los ajustes tarifarios aplicados por la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De acuerdo a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados sólo en la zona conurbada Veracruz – Boca del Río podría haber de 10 mil a 20 mil despidos, lo que significa entre 10 y 20 por ciento de la capacidad laboral de cada establecimiento.

Si bien se trata de un asunto que vino a perjudicar a la población de manera general, el presidente de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin) en la región Sur-Sureste y presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en Veracruz, José Manuel Urreta Ortega, afirmó que al sector productivo le pega con mayor fuerza.

Incluso existe una diferenciación entre las empresas del ramo comercial y del ramo industrial, pues si a las primeras les genera un aumento en los costos de producción, para el sector industrial se traduce en pérdidas directas a las utilidades,

“La afectación es enorme a los industriales. Hemos visto manifestaciones de restauranteros, de hoteleros. Bueno, a nivel industrial multiplícalo 20 veces. Si ellos tienen afectaciones, la afectación a nivel industrial es tremenda”, precisó.

José Manuel Urreta Ortega destacó que aunque Comisión Federal de Electricidad ha hecho el compromiso con los empresarios de no continuar con la escalada de precios en el servicio de energía eléctrica tampoco se ha comprometido a disminuirlos.

El coordinador regional de Concamin indicó que hasta el momento los empresarios de este ramo se han comprometido a absorber el impacto que les generó el alza en las tarifas de CFE, pero si la situación no cambia se podrían ver obligados a afectar costos y despido de personal.

“Hasta ahorita el sector industrial hemos hecho el compromiso de no afectar los precios finales al consumidor, de no afectar nuestra planta laboral pero si las cosas siguen así y no hay una solución lo tendremos que hacer.

“El costo es importante, las tarifas eléctricas se han disparado. El problema es que no le queda claro a nadie la fórmula que están usando, las variables que están utilizando en la fórmula para llegar a los porcentajes que se están aplicando. Ahora el control lo tiene la CRE, antes no era así y ahí es donde empiezan las diferencias”, señaló.

Desatan restauranteros protesta nacional

En el corredor turístico Salvador Martí surgió una protesta pública de rechazo al aumento en las tarifas eléctricas, fueron restauranteros agremiados a la Cámara Mexicana de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) los primeros en oponer resistencia al aumento de las tarifas eléctrica.

Durante los fines de semana, entre 7 y 8 de la noche decidieron apagar las luces en sus restaurantes e iluminar solamente con velas y candelabros a sus comenzales, para reducir el consumo de energía.

El movimiento fue rápidamente extendido en otros puntos de la geografía nacional, promovido por la Canirac y a la que se sumaron negocios de otros giros comerciales.

Sin embargo, se trata de una protesta pública que trata de poner un presedente de repudio a las políticas tarifarias de la empresa productiva del Estado, pues el presidente del organismo, Daniel Martín Lois, coincide en que esto apenas logra reducir en una mínima parte el uso de la electricidad.

El empresario afirmó que el cubrir la facturación de energía eléctrica representa entre el 5 y 15 por ciento del costo de producción, debido a que los restaurantes y negocios afines utilizan de manera permanente la energía eléctrica en la conservación de alimentos.

Martín Lois convocó a representantes de otras cámaras y asociaciones empresariales para generar un bloque que permita por la vía legal y de gestión resolver el problema.

En la Cámara de Diputados y el Senado de la República solicitaron la modificación a la Ley que regula las tarifas eléctricas, para considerar otros factores dentro de la clasificación tarifaria.

Ellos coindicen en que Veracruz es uno de los productores más importantes de energía eléctrica en el país, eso ya es razón suficiente para contar con precios preferenciales.

A ello se le suman las condiciones socio-económicas de la población y las condiciones climáticas adversas, en donde el uso de la energía eléctrica es una necesidad y no un lujo.

Cobros abusivos

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) cuenta con expedientes de 200 agremiados que han denunciado cobros excesivos en las tarifas eléctricas, con lo que buscan una nueva reclasificación en los costos.

Juan José Sierra Álvarez señaló que se realizan las gestiones en el Congreso Federal y la Comisión Nacional de Regulación de Energía para resolver las quejas que han surgido.

Señaló que la empresa productiva del estado pone en riesgo la operatividad de la iniciativa privada, con cobros abusivos y un mal servicio.

Las consecuencias de lo anterior es una realidad, ya que cuatro hoteles de categoría pequeña ubicados en la zona conurbada Veracruz – Boca del Río podrían cerrar sus puertas a causa del alza a las tarifas de energía eléctrica confirmó el presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles, Sergio Lois Heredia.

Señaló que a causa de los incrementos que superan el cien por ciento por parte de la Comisión Federal de Electricidad, los propietarios se han visto en la necesidad de poner de su bolsillo para poder pagar el recibo de luz.

“Nosotros exigimos que se regrese a como estaban anteriormente las tarifas, y entendemos que las actualizaciones son necesarias pero los abusos no, esta respuesta que nos están dando a nivel nacional, es una respuesta inaceptable, y nos están ninguneando, esa es la realidad”, comentó.

En ese sentido, dijo que cada uno de los hoteles cuenta con una plantilla de 10 trabajadores por lo que se podrían quedar sin empleo un total de 40 personas, mientras que otras cadenas podrían verse en la necesidad de disminuir sus nóminas.