Aprende sobre los beneficios de publicitar tu negocio

Generalmente se cree que la publicidad es una actividad que sólo pueden llevar a cabo las grandes empresas. Sin embargo, los negocios medianos y pequeños también pueden darse a conocer entre los clientes, promover sus productos y servicios, la calidad y el precio de los mismos, así como sus características, de tal suerte que mejoren sus niveles de ventas.

Sin embargo, para publicitarse es necesario conocer y comprender algunos conceptos básicos, así como consultar a personas que tienen experiencia en el ramo.

Las formas de hacerse publicidad no son las mismas entre las empresas pequeñas y las grandes, así que hay que conocer las reglas del juego que rigen a las primeras, a fin de lanzarse a la aventura publicitaria.

La esencia de la publicidad está contenida en una vieja frase que dice: La publicidad es una forma de vender. Se trata de una serie de acciones que estimulan a los clientes a comprar ciertos productos o servicios.

Al estimular a los clientes a comprar, la publicidad está siendo un motor muy importante de la economía. Si las empresas no venden, no ganan pero si venden mucho, ganan mucho y una de las herramientas más importantes que podemos tener a la mano para aumentar las ventas es, ciertamente, la publicidad.

La esencia de la publicidad está entonces en estimular a que las personas compren lo que nosotros vendemos.

Es una creencia popular que la publicidad es un gasto sin embargo esto no es así. La publicidad es una inversión

¿Con publicidad puedo vender cualquier cosa? La respuesta es no. La razón es muy sencilla puedo estimular a mis clientes a que compren mi producto o servicio una vez pero si lo que yo ofrezco no es de calidad y al cliente no le satisface, entonces no lo volverá a comprar.

¿Quiénes pueden hacerse publicidad? La respuesta es todos; tanto las empresas grandes como las medianas y las pequeñas deben hacerse publicidad, es decir, deben buscar nuevos clientes, darse a conocer ante ellos, ofrecer sus productos y servicios y, desde luego, satisfacer sus necesidades.

Se cree que la publicidad es privativa de las grandes empresas y esto sucede porque la mayor parte de los anuncios que escuchamos en la radio o que vemos en la televisión son pagados por este tipo de empresas.

Sin embargo éste es un error de apreciación, ya que las empresas pequeñas no sólo pueden, sino deben hacerse publicidad. Sencillamente porque es una forma de aumentar las ventas y las empresas pequeñas son las que más necesitan hacerlo, para sobrevivir, para crecer y para progresar.

Aunque si bien es cierto que cualquier empresa – por pequeña que sea – puede hacerse publicidad, también es cierto que no cualquier persona puede hacer sus propios anuncios. Se requiere conocer ciertas reglas y herramientas para lo cual existe gente especializada a la cual podemos recurrir cuando necesitamos sus servicios.

FUENTE: Nacional Financiera