Artífices de la identidad cultural de México

Las artesanías mexicanas son un ejemplo de la compleja y rica diversidad cultural que conforma nuestro país; cada una de estas artesanías -que resultan de un trabajo manual único que las hace especiales al encontrase alejadas de la industrialización- contiene y refleja la identidad de los pueblos y regiones de donde provienen.

Tras su elaboración adquieren diversos valores simbólicos que obedecen a las cosmovisiones de cada una de las comunidades de donde emergieron. Sus usos pueden ser tan variados que van desde la implementación doméstica o cotidiana hasta la ceremonial o sagrada.

Existen tantas artesanías en nuestro país como regiones, pueblos y tradiciones. Esta diversidad se ve plasmada en los propios productos, mismos que se elaboran con base en materiales que son obtenidos en la región que habita la artesana o el artesano.

Esta es la razón por la que una artesanía de un pueblo en el Estado de México es totalmente diferente a otra creada en Veracruz, Oaxaca o Guerrero; asimismo, sus significados, valores y usos son radicalmente diferentes.

Las artesanías conjuntan diseño, arte, estética, divinidad y sentido práctico del producto; por lo que las y los artesanos son considerados maestros y maestras en técnicas ancestrales que, en la mayoría de los casos, se aprenden en el seno de una familia para continuar con una larga tradición.

Estos son algunos artesanos y artesanas que desde diversos puntos del país hacen que la identidad cultural de sus pueblos y regiones persistan a través de las artesanías.

Francisco Coronel Navarro

Es un maestro artesano de laca nacido en 1941 que creció en una familia de artesanos en Olinalá, Guerrero, pueblo con artesanías famosas desde épocas precolombinas. A muy corta edad aprendió la técnica de laqueado que utilizaban sus padres y abuelos y creó piezas que comercializaba en Morelos.

Pronto estas técnicas fueron ejecutadas de manera magistral, por lo que su trabajo comenzó a resonar y ser reconocido.

Hasta ahora conjunta más de 30 reconocimientos por su trabajo, entre los que se encuentran el Gran Premio de Arte Popular 1995, entregado por el Fonart; y el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2007, en la categoría Artes y Tradiciones Populares, entregado cada año por el Gobierno de México.

Irene Aguilar Alcántara

La maestra Irene Aguilar Alcántara, nacida en 1951, es originaria de Ocotlán de Morelos, Oaxaca. Ella es miembro de una familia de larga tradición alfarera y de quienes aprendió su oficio.

Desde la edad de 5 años comenzó a elaborar piezas de barro modelado y policromado que con el paso del tiempo la hicieron famosa por impregnar en ellas su estilo y visión propias.

Irene Aguilar manufactura piezas individuales como músicos, diablos, monjes, catrines, muertes y demás personajes que le han dado reconocimiento; mismo que creció por su elaboración de obras escultóricas más elaboradas y complejas, como escenas de mercados, actividades diarias y festividades de su pueblo.

Su trabajo ha roto barreras y ahora tiene clientes provenientes de Australia, Japón, Canadá y Estados Unidos; además, sus piezas han sido expuestas en diferentes recintos culturales en todo el mundo.

Durante su carrera ha sido premiada en 13 ocasiones; entre los galardones que le fueron entregados se encuentran el Premio Nacional de Cerámica 1999 y el Galardón Pantaleón Panduro. Su obra también está presente en los libros Grandes Maestros del Arte Popular Mexicano y Mexican Folk Art From Oaxacan Artist Families.

José Alfonso Soteno Fernández

Este maestro alfarero es originario de Metepec, Estado de México, y forma parte de la legendaria familia Soteno, famosa de manera internacional por posicionar a Metepec como uno de los lugares más importantes de México en materia de alfarería y por su trabajo en piezas conocidas como “árboles de la vida”.

El maestro Soteno, quien comenzó su trabajo como alfarero a los 8 años, es creador de “árboles de la vida” monumentales que requieren de un dominio perfecto de la técnica y que implican una gran complejidad.

Sus obras se exponen en recintos culturales como el Museo Nacional de Culturas Populares, el Museo de Arte Popular y la Casa de las Américas en La Habana, Cuba.

Ha sido acreedor de más de 120 premios y reconocimientos tanto a nivel nacional como internacional; entre ellos el Premio Nacional de Cerámica 2011, la Presea Estado de México  2003 y el Gran Premio de Arte Popular de Fonart (el cual le ha sido otorgado en tres ocasiones).

Francisca Rivera Pérez

Originaria de Cuetzalan, Puebla, Francisca Rivera Pérez realiza prendas textiles tejidas en telar de cintura; además, utiliza una técnica única en el mundo conocida como tejido en curva.

A muy corta edad aprendió a utilizar el telar gracias a su abuela, en su juventud y adultez perfeccionó su técnica y generó piezas únicas que la hicieron destacar de manera internacional.

Tiene 65 años y ha viajado a diversos países como Reino Unido, Canadá, Israel, Estados Unidos y Francia para presentarse en conferencias y dar a conocer sus piezas.

Ella es hablante de Náhuatl y a través de su trabajo conserva las tradiciones de la cultura de la Sierra Norte del estado de Puebla. Fue reconocida con el Gran Premio de Arte Popular 1995.

Baltazar Hernández López

Este maestro Maya nació en Tecoluta, Tabasco, lugar en el que desde muy joven aprendió, de la mano de otros maestros artesanos, la talla en hueso, coco y madera, convirtiéndose en un reconocido tallador de madera en piezas de gran formato y miniaturista.

Su labor se ha centrado en el arte sacro, con piezas monumentales que van desde puertas, esculturas y ventanas, hasta capillas para iglesias, por lo que su trabajo es considerado parte del patrimonio cultural de Tabasco.

Su trabajo se ha presentado en diversos estados de la república como Veracruz, Michoacán, Estado de México y Ciudad de México; sus piezas han sido adquiridas para formar parte de colecciones en el país y el extranjero.

Su obra se ha expuesto en varios recintos y eventos culturales de todo el mundo, como la Muestra iberoamericana de Artesanía en España y la Feria Internacional de Turismo (ITB Berlín) en Alemania.

FUENTE: SC