Bazar reto, más que muebles restauran vidas

Una gran puerta metálica es el acceso a una galera amplía ubicada en la avenida Miguel Hidalgo, en el primer perímetro del centro histórico de la ciudad de Veracruz.

Olivia Hernández
Fotos: Iván López


Al ingresar los primeros artículos llaman la atención, muebles de madera elaborados por artesanos que aprendieron el oficio como una forma para salir adelante de sus problemas de adicción.

Emanuel Martínez, responsable del recinto, cuenta que desde hace 10 años el proyecto ha logrado ayudar a cientos de hombres y mujeres que padecen algún tipo de adicción a cambiar su vida para mejorar.

El sitio es auspiciado por Reto a la Esperanza AC, una agrupación civil sin fines de lucro, que en un inicio se sostenía principalmente de aportaciones ciudadanas pero que ahora tiene como principal ingreso el Bazar Reto.

En el sitio los clientes son recibidos con muebles tallados en madera con detalles particulares, pues aunque algunos tienen el mismo diseño, al final se quienes los elaboran les agregan una característica especial que los hace únicos.

Desde sillas, conjuntos de sala, comedores, recamas hasta mesas de centro, lámparas y cuadros que sirven de decoración, con precios que van desde los 2 mil 500 hasta los 18 mil 500 pesos, según el tipo de material que es empleado en su elaboración.

Pero no es lo único que se vende y exhibe en el Bazar Reto, a medida que uno se va adentrando al lugar puede encontrar todo tipo de artículos que sirven de decoración o pueden tener un uso en cualquier casa.

Desde ropa de todo tipo, hasta artículos de cocina, electrodomésticos y libros de diversos títulos que son apilados en grandes columnas que alcanzan hasta el techo.

Libreros, sillas y taburetes usados; juguetes y piezas de porcelana de colección; revistas de diversas temáticas, cuadros con pinturas y fotografías, cajas de madera y baúles.

En un segundo nivel pueden incluso apreciarse antigüedades de muchos años, aparatos para tocar discos de acetato, los discos con artistas nacionales e internacionales, máquinas de coser, un piano e instrumentos musicales, máquinas de escribir y más muebles con estilo antiguo.

Emanuel Martínez afirma que los artículos llegan a través de donaciones que la población hace al Bazar Reto en los últimos años, como una forma de aportar a la agrupación que desde una ideología y fe cristiana busca formar nuevos ciudadanos con aquellos que han tocado fondo, dando una alternativa para una vida nueva.