Cómo funciona la subcontratación laboral

El capital humano es uno de sus recursos más importantes para cumplir con las actividades y lograr los objetivos de las empresas.

Óscar Heredia Cruz
Socio Russell Bedford International


El capital humano es uno de sus recursos más importantes para cumplir con las actividades y lograr los objetivos de las empresas. Este capital puede ser contratado de la siguiente manera:

Directamente por la empresa, tomando la posición de patrón ante el personal; a través de una entidad intermediaria (la cual se dedica exclusivamente a ello) pero que al final quien hace la función de patrón es la empresa contratante; y contratar a una empresa que se dedique exclusivamente a la prestación de servicios de personal, la cual toma la posición de patrón debido a que la función y desarrollo de las actividades estarán a su cargo.

Ahora bien, debido al abuso de los tipos de estructuras con las que se pueden contratar el personal, y que en muchos de los casos se han utilizado para evadir los impuestos, tales como el Impuesto sobre la Renta, cuotas de seguridad social e INFONAVIT o incluso para no pagar PTU a los trabajadores, se han realizado diversas reformas a las leyes fiscales y laborales, con la finalidad de inhibir estas prácticas.

Por ejemplo, con la reforma a la Ley Federal de Trabajo se reguló la definición de subcontratación como aquel en donde la empresa contratista presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de la empresa contratante, la cual fija las tareas y las supervisa.

Aunado a lo anterior y con la finalidad de que la empresa contratante no se considere patrón para efectos de la Ley Federal de Trabajo y seguridad social, debe cumplir con las siguientes condiciones:

No podrá abarcar la totalidad de las actividades que se desarrollen en el centro de trabajo, deberá justificarse su carácter especializado, y no podrá comprender tareas similares a las que realizan los trabajadores del contratante.

En otras palabras, si se cumplen con las características antes mencionadas podríamos concluir que bajo el régimen de subcontratación existe una prestación de servicios independientes entre el contratista y la empresa contratante y en caso de incumplimiento de algunas de las condiciones se rompe la independencia en la prestación de dichos servicios, y el contratante se convierte en el patrón de los trabajadores.

Es importante señalar que si la empresa contratante se convierte en patrón se originan diversas consecuencias como son el rechazo del acreditamiento del IVA y la deducción del gasto pagado al contratista, e inclusive, que los trabajadores del contratista sean sujetos a la PTU de la empresa contratante.

Otras funciones de la empresa contratante es verificar que el contratista haya cumplido con sus obligaciones relacionadas con el personal, tales como obtener copia del CFDI de la nómina, de las declaraciones de pago de impuestos, y del pago de las cuotas patronales al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

En mi opinión, con estas nuevas funciones obligan a la empresa contratante a fiscalizar al contratista y solicitarle la documentación que compruebe el pago a los trabajadores y el entero del IVA trasladado, entre otros requisitos para que proceda su deducción para efectos del ISR, y acreditamiento de IVA, respectivamente.

Es importarte mencionar que las empresas pueden contratar los servicios de subcontratación laboral, sin embargo deben cumplir con las condiciones y características previstas en la Ley Federal de Trabajo para no calificar como patrón, lo cual pondría en riesgo la deducción y acreditamiento del IVA de los pagos hechos, además de calificar como responsable solidario de los pagos de impuestos y contribuciones de seguridad social del personal del contratista.