El mar se está comiendo las playas

Los resultados preliminares de un estudio que elabora la Secretaría de Protección Civil muestran que 51 por ciento de las playas del estado de Veracruz presentan una reducción marcada en su línea de costa.

Víctor M. Toriz

Saúl Miranda Alonso, coordinador del Centro de Estudios y Pronósticos Climáticos, y encargado de realizar dicho estudio, afirma que las causas principales de esta modificación en las bahías son el calentamiento global, la deforestación y el crecimiento urbano sin planeación.

En la región de Costa de Esmeralda se realiza un programa permanente como parte de un monitoreo estatal desde hace ocho años, mismo que busca tener un diagnóstico para tomar medidas de mitigación.

El monitoreo actualmente se realiza en todo el estado de Veracruz para poder tener un resultado general, agregó el especialista, pero las deducciones se podrán tener para la segunda mitad del año.

Entre la metodología que se utiliza, detalló que se analizan fotografías satelitales de la costa, del periodo comprendido entre 1996 y el 2018, en donde se muestra de manera explícita el comportamiento del litoral.

Zona de peligro

Aunque no podría referir si existe alguna zona de alto riesgo, un punto donde los propios pobladores han mostrado preocupación es en el municipio de Alvarado, en la localidad de Mata de Uva, a unos 40 kilómetros de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

Las acciones de mitigación dependerían de las regiones, pero serían en el sentido de construcción de escolleras, reforestación y programas de conservación de ecosistemas en riesgo que pueden ser reconstruidos.

El especialista reiteró que los datos permitirán establecer programas de acción de los tres niveles de gobierno para poder resarcir las afectaciones, aunque también precisó que se trata de un problema que no es exclusivo de este estado, pues se presenta en todos los mares.

Hoteles en riesgo

Un kilómetro de la franja costera de Boca del Río ha perdido al menos 10 metros de playa, aseguró Sergio Lois Heredia, presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles en Veracruz.

Al menos tres hoteles ubicados en playas desde Juan Pablo II hasta Plaza Dorada se han quedado sin playa, informó el líder hotelero.

“Hay tres hoteles que están sobre la franja que anteriormente tenían playa y ahorita ya no tienen playa, incluso tuvieron que construir como pequeñas escolleras para proteger sus propiedades porque el mar se les está empezando a meter.”

Estos hoteles, agregó el representante de la AMHM, fueron construidos a principios del Siglo XXI en una zona donde aún se conservaba la playa, sin embargo actualmente no la tienen.

“En este momento incluso se tuvieron que construir pequeñas escolleras para que el mar no socave los cimientos por que el mar ya les pega en sus propiedades y eso quiere decir que se ha perdido prácticamente toda la playa de esa parte, y playas que ahorita todavía existen anteriormente tenían mucho más extensión”, especificó.

La inversión que han realizado quienes construyeron hoteles en la zona costera de la región varía torno a la edificación de escolleras para proteger su infraestructura. Antes de que el mar alcance los cimientos de las construcciones y las dañe.

El costo por cada escollera se aproxima a los 60 millones de pesos, de acuerdo con estimaciones de Lois Heredia. Se requieren unas 10 de ellas para poder ganar terreno al mar.

“Es costoso porque nos comentan que hacer una escullera como se tiene que hacer viene saliendo aproximadamente cada una en 60 millones de pesos. La verdad es que no sabemos cuánto se requieren pero sí nos han comentado que serían como unas 10 escolleras más o  menos,  entonces ya estaríamos hablando de unos motos como de 600 millones de pesos en total para que tratar de que a largo plazo se pudiesen recuperar playas”, explicó.

Al ser una zona federal, la remediación ocasionada por el cambio climático compete al Gobierno de la República. Sin embargo, al menos unas tres administraciones federales ha sido omisas ante la petición de los empresarios hoteleros.

“Hemos hablado con diversas autoridades a nivel federal de diversos gobiernos y la respuesta siempre es la misma: vamos a ver qué se puede hacer, pero no se hace nada. La realidad de la pérdida de playas es preocupante, podemos ver lugares que hace 15 años tal vez tenían al menos 10 metros más de playa de la que tienen ahorita…

“Sí es algo preocupante y es algo que la realidad es que sabemos que le compete al Gobierno Federal porque el Gobierno Federal no he hecho nada. Distintos gobiernos federales, mínimo tres gobiernos federales que no han hecho nada argumentando que es muy caro”, señaló.