Soy Yoga Estudio, cerrar ciclos para renacer

Ser empresario no sólo significa tener visión para realizar inversiones y saber qué giro es un nicho de oportunidad. Un buen empresario también sabe retirarse cuando el negocio que ha emprendido no será redituable.

Olivia Hernández


Cerrar una empresa a tiempo, más allá de la percepción éxito –fracaso, es una oportunidad para evitar pérdidas y para emprender nuevos proyectos con un plan de negocio mejor definido.

Sabik Mariscal Hinojosa es una joven emprendedora que conoce de tomar decisiones, de comenzar un proyecto y emprender el éxito a través de visiones positivas de negocio.

“Mi negocio era muy bonito y les encantaba mucho la atención. Lo cerré porque me di cuenta a tiempo que no íbamos a llegar ya a ningún lado y dije: lo cierro porque si no al rato voy a andar ahogada en deudas. Entonces también hay que saber cerrar.

“Me dedicaba a algo completamente diferente desde hace siete años, entonces cuando termino eso, porque fue un ciclo que se cerró, retomo el yoga, que lo vengo haciendo desde hace seis años… Que siempre he estado como en el camino de la espiritualidad, la luz y alternativo; cuando lo retomo digo: cómo lo dejé tanto tiempo si me siento tan bien”, platica Sabik.

Antes de ser instructora de yoga, Sabik tenía una tienda de vestidos de novia, cuyo ciclo culminó tras siete años en el sector.

Ante la decisión de cerrar su negocio, en lugar de decaer, la empresaria veracruzana utilizó el bienestar físico y emocional que la práctica de yoga le produce, y decidió retomarlo desde un ámbito profesional.

“Dije lo voy a hacer, pero lo voy a hacer con todo, siento que si algo te gusta lo tienes que hacer pero bien entregado. Me fui a certificar a Puerto Vallarta, después ahí en hatha, en vinyasa. Después me certifiqué en México en yoga aéreo.”

De esta forma nació Soy Yoga Estudio, ubicado en una conocida plaza de la Riviera Veracruzana.

“Elegí ese nombre de Soy Yoga porque creo que los nombres los tienes que poner en español porque estamos en México. Me encantan los nombres en español y tiene que ser algo que denote pertenencia. Soy Yoga es muchas cosas. Es mi lugar, es como soy y no es nada más el “hago yoga”, Soy Yoga es vivir el estilo de vida; saludable, las respiraciones, la buena onda que hago día a día.”

En Soy Yoga Estudio hay seis tipos de clase, desde aquellos que prefieren las posturas básicas, hasta aquellos a los que se les facilita una asana en un columpio. También está el yoga prenatal es impartido por profesionales que buscan otorgar el equilibrio entre ejercicio y meditación a la futura madre.

“Tenemos aéreo, hatha yoga, vinyasa, ashtanga, prenatal y postparto. Por ejemplo, mi clase no es nada más de posturas y ya. Yo hago una meditación al principio, hacemos una intención, hacemos canto, hacemos mantras, hacemos nuestras posturas, cerramos la clase con una meditación, hacemos ciertos tipos de pranayama y todo eso tienes que llevarte un beneficio”, destaca la empresaria.